LA FRASE

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle

jueves, 29 de diciembre de 2016

EL NACIMIENTO DE JESÚS DE NAZARETH ¿UN HECHO MITOLÓGICO?(1)


                        (Isis y Mariam amantando a sus hijos Horus y Yoshua)

  Es cierto que el Nacimiento de Jesús se parece de lejos al mito del nacimiento milagroso del niño salvador, tan extendido en las religiones orientales antiguas (2).

    Pero si examinamos de cerca el asunto comprobaremos que hay una diferencia radical y definitiva. Mientras que en la mitología es el mismo dios el que cohabita con la virgen, no sucede así en el relato neotestamentario. Así lo explica Joseph Ratzinger: "La diferencia más importante es que en casi todos los relatos paganos la divinidad es el poder generante, fecundador, de forma que el 'padre' del hijo salvador, en sentido más o menos genealógico y físico, es la propia divinidad." Sin embargo, sigue diciendo Ratzinger, en el Nuevo Testamento "la concepción de Jesús es la nueva creación, no la generación por parte de Dios. Dios no es algo así como el padre biológico de Jesús. Y ni el Nuevo Testamento ni la Teología de la Iglesia han visto en ese relato o en el acontecimiento que en él se narra, el fundamento auténtico de la divinidad de Jesús de su 'filiación divina'."

   Hasta tal punto que, afirma el profesor de Tübingen, esa "filiación divina no sufriría menoscabo alguno si hubiera nacido de un matrimonio normal, pues la filiación divina de que habla la Iglesia no es un hecho biológico, sino ontológico; no un acontecimiento vinculado con el tiempo, sino con la eternidad de Dios. Dios es siempre Padre, Hijo y Espíritu, y la concepción de Jesús no significa que haya nacido un nuevo Dios-hijo, sino que Dios-hijo atrae hacia sí a la criatura hombre en el hombre Jesús, de modo que él mismo 'es' hombre." 
   Son diferencias decisivas.




(1) Inicio con esta entrada una serie de comentarios, glosas o simples notas de lectura del libro de J. Ratzinger, Introducción al Cristianismo, Salamanca, Sígueme, 2013.
(2) "El dios Amón-Ra le anunció a la esposa del rey, aún virgen, la llegada del heredero al trono, y posteriormente cohabita con ella en la forma del faraón, y procrea con ella el hijo de aquel. En su ascenso al trono, en el cielo lo reconoce como su hijo. En Persia el salvador de los fines de los tiempos Saosshyant, era considerado como el engendrado por el semen de Zarathustra, que había recibido una virgen del agua de un lago en el cual se bañaba … También en la antigua Grecia muchos hombres importantes, se creía que fueron engendrados por dioses, y por lo tanto eran hombres-dioses dotados de poderes especiales … Así Ariston fue alejado de las relaciones sexuales con su esposa, hasta que ella dio a luz a Platón concebido con Apolo. La hasta ahora intocada Dánae, mientras dormía recibió el semen del dios Zeus como una lluvia de oro y así quedó embarazada de Perseo. Alejandro el grande habría sido engendrado por Zeus o Amón en la forma de una serpiente o de un rayo en la noche de bodas de su madre." (Revista Der Theologe, editor Dieter Potzel, edición Nº 52: La leyenda eclesiástica de un nacimiento virginal de Jesús de Nazaret, citado según www.theologe.de/no_nacimiento-virginal.htm, redacción del 23.1.2011)